Las redes de 200G son cada vez más necesarias en Latinoamérica

 

Tendencias como las de Big Data e Internet de las Cosas representan grandes oportunidades para los países latinoamericanos. Mejorar la infraestructura y preparar las redes para el denominado tsunami de datos es una necesidad inaplazable en los diferentes mercados de la región.

Como respuesta a estos nuevos desafíos, Alcatel-Lucent, empresa que se ha encargado de construir las más complejas e innovadoras redes de telecomunicaciones durante el último siglo, propone implementar redes troncales de banda ultra ancha que alcancen capacidades de 200 G, que estén de una vez dimensionadas en corto tiempo en 400 G y a mediano plazo en 1 T en los diferentes países de la región. Esto con el fin de que los proveedores puedan ofrecer una mejor calidad de servicio, conectividad de alta capacidad y la flexibilidad que se requiere para maximizar la utilización de las redes.

Desde hace un año, con la llegada de la tecnología de óptica coherente de 100 G a varios de los países latinoamericanos, los operadores móviles lograron incrementar hasta 10 veces la capacidad de gestión de tráfico de los enlaces de fibra óptica. Ahora el objetivo es que estas compañías, teniendo en cuenta los resultados que se han obtenido hasta el día de hoy, consideren duplicar la capacidad reduciendo de forma considerable los costos de operación y mantenimiento y el consumo de energía.

“La demanda de una mayor velocidad de acceso continuará acelerándose a medida que internet sea más esencial en la forma en que los latinoamericanos llevan sus vidas. Al pasar de 100 G a 200 G, los operadores móviles serán capaces de satisfacer las necesidades de los usuarios durante mucho tiempo, aun cuando cada vez aumenta el uso de datos”, indicó Eduardo Niño, líder del Centro de Competencia de Soluciones Ópticas en el Cluster Andino.

Y es que a diciembre de 2014, según Internet World Stats, Latinoamérica ya contaba con más de 300 millones de usuarios de internet y se prevé que ese número aumente exponencialmente en los próximos años. En opinión de Alcatel-Lucent, poder gestionar esta nueva demanda de un modo costo efectivo, los operadores de telecomunicaciones necesitan transformar su infraestructura de backbone de datos con soluciones de red ampliadas, versátiles y dinámicas, que puedan adaptarse a las cambiantes necesidades de sus usuarios.

Al duplicar la capacidad de las redes, el beneficio no solo lo reciben los operadores, pues el usuario final también recibe grandes ventajas. Disfrutar de velocidades de datos para poder utilizar más aplicaciones y servicios que hagan uso intensivo de ancho de banda, es el principal beneficio del que disfrutarán las personas con este cambio. En otras palabras, ver una película en Netflix, hacer una videoconferencia por Skype o jugar en línea con cientos de usuarios de todo el mundo, serán actividades que podrán realizarse sin interrupciones.

“Hoy en día los operadores de telecomunicaciones están buscando algo más que simples conexiones de mayor capacidad. Quieren una solución de red que no solo vele por las exigencias de los usuarios, sino que también disminuya el coste de las infraestructuras y que les permita aprovechar todo el potencial de su inversión.”, concluyó Niño.