Los niños y la tecnología

Los niños y la tecnología  noticias
Los niños de hoy día prácticamente nacen con un dispositivo electrónico en la mano. Por el momento en que vivimos y el constante bombardeo de información y tecnología al que todos estamos sometidos, están en contacto con gadgets desde muy temprana edad y su interacción con estos es natural e intuitiva.

A los pequeños de nuestros tiempos no les entusiasma tanto una pelota como un Smartphone, ni un set de bloques como una tableta. Según eMarketer, en Estados Unidos el 61.6% de los niños entre 0 y 11 años utilizó Internet al menos una vez al mes en 2016, y para finales de 2017, se espera que suba al 65% y a un 97% para niños entre 12 y 17 años. Pero ¿está mal que nuestros niños utilicen estos equipos? ¿Sería mejor educarlos lejos de ellos y de espalda a los avances de la tecnología aun cuando nacieron en plena era digital? Estas son solo algunas de las preguntas que nos hacemos y que nos colocan en una disyuntiva.

Rosa María Cruz, especialista en Tecnología Educativa y Entornos Virtuales de Aprendizaje, considera que el uso de la tecnología en niños es positivo, siempre que su interacción con esta se de en un ambiente de control y supervisión de los padres. “Es importante que nuestros niños aprendan a interactuar de manera positiva con la tecnología. Formarlos al margen de los avances y dispositivos electrónicos nos impide orientarlos en un uso positivo de ellos”, explica.

Como docente de futuros maestros de Educación Inicial, este es un tema que Rosa María toca constantemente con sus alumnos, y que aplica en su vida personal, ya que es madre de tres hijas de 1.5, 5 y 9 años, quienes como la mayoría de los pequeños de hoy aprovechan cada oportunidad que tienen para explorar sus habilidades digitales. Para ella, la diferencia está en que los chicos cuenten con la supervisión y regulación de padres y maestros cuando utilicen cualquier gadget. “No debemos olvidar que cuando tenemos acceso a Internet, recibimos toda clase de información: buena y mala. Los niños no tienen la madurez suficiente para discernir una cosa de la otra”, explica.

Una excelente manera de estimular el uso positivo de la tecnología en casa es utilizar los dispositivos con intencionalidad pedagógica. Para estos fines son muy prácticos las computadoras portátiles, tabletas y teléfonos inteligentes. Por ejemplo, si poseen su propio Smartphone descárgales apps educativas previamente revisadas por ti, o mantén siempre algunas en tu teléfono para cuando se los prestes (¡siempre lo piden!). Si se trata de niños en edad preescolar, puedes tenerles una Tablet, cargada con aplicaciones y juegos para aprender las vocales, los números, los colores, en las que puedan jugar con formas o practicar las normas de cortesía. Hay una gran diversidad de juegos, videos, programas y películas que pueden ver en la laptop y aprender mientras se divierten y desarrollan sus habilidades digitales. No olvides que las van a necesitar en la vida escolar, universitaria y al entrar al mercado laboral.

Los padres pueden utilizar el interés de sus hijos por la tecnología para incentivas que se mantengan en movimiento. Los hábitos saludables no se adquieren en un día, pero a través de la aplicación de Samsung Health, se puede jugar con los niños y registrar tus actividades diarias (dormir, comer, ejercitar y mucho más) y obtener recomendaciones sobre cómo lograr sus metas. De esta manera se puede vincular el interés por la tecnología a beneficios para su salud, creando nuevos hábitos que impactaran sus vidas a corto, mediano y largo plazo.

La clave en este, como en muchos casos es la moderación y, sobre todo, la supervisión: regular y vigilar las actividades de tus hijos con sus aparatos, estableciendo horarios, integrándote e en los momentos en que los utilizan (jugar en familia), discutiendo y orientando sobre los contenidos y posibles riesgos del Internet y modelar el comportamiento que deseas que ellos tengan con sus gadgets.

Afortunadamente, la tecnología también ofrece numerosas soluciones para proteger a tus hijos cuando interactúan con ella. Los dispositivos electrónicos de Samsung, por ejemplo, cuentan con la función Kids Mode (Modo Niños) con contenido positivo y seguro para ellos, opciones de bloqueo de material inapropiado para su edad, controles de acceso para que sean los padres los que pongan los límites en cuanto a su uso y los contenidos disponibles, así como todas las facilidades para que estos se inicien en el uso de la tecnología con el pie derecho.
Rosa María lo explica de este modo: “La tecnología es una herramienta de apoyo importante para el desarrollo de ciertas competencias y destrezas. Si propiciamos el uso de tecnología en el aula y los hogares con la debida supervisión e intencionalidad, fomentamos en los niños un uso positivo de la misma”.