Microsoft compra Skype por US$ 8,500 millones

 

Microsoft anuncio ayer la compra del servicio telefónico por internet Skype por un monto de 8,500 millones de dólares (unos 5.900 millones de euros), con el objetivo de reforzar su negocio con los smartphones.

 

El acuerdo representa el movimiento más agresivo hasta el momento del gigante del software para extender sus dominios en los mundos de la comunicación, el entretenimiento y la información. Para el CEO de Microsoft, Steve Ballmer, la compra demuestra la ambición y visión de futuro de la empresa. “Tenemos grandes metas y aspiraciones. Y cuando miramos al mundo y vemos las oportunidades que da la tecnología, acudimos a ellas y seguimos empujando”, ha comentado en un mensaje a los empleados.

 

Los servicios que ofrecen ambas compañías quedarán así estrechamente ligados: por ejemplo, Skype entrará a formar parte de Xbox, la consola de juegos de Microsoft, y quedará vinculado al programa de mensajería Outlook.

 

Skype permite a sus usuarios hablar por teléfono gratis a través de internet, también con videoconferencia. Los beneficios de la compañía provienen de las llamadas baratas a la red telefónica convencional. Se trata de un servicio que tiene más de 660 millones de usuarios registrados.

 

Microsoft no era la primera compañía que se interesaba por Skype. Quizá por ello el precio final de la operación es el resultado de una disputa varios grandes del sector. Recientemente se había informado que Skype mantuvo conversaciones con Google y Facebook.

 

Ésta no será la primera vez que alguien compra Skype. El servicio debutó en 2003, y en 2005 fue adquirido por eBay por algo más de 3.000 millones de dólares. Esta compañía de comercio en línea vendió en 2009 la mayoría de acciones a un grupo inversor por 1.200 millones menos. Ahora va a recuperar su inversión eBay, ya que a cambio del 30% de las acciones que le quedaban de Skype recibirá unos 2.400 millones de dólares. Otros grandes beneficiarios son los fundadores de Skype, Niklas Zennstrom y Janus Friis, que aún poseían el 14% de las acciones por las cuales recibirán unos 1.120 millones de dólares. Es la segunda vez que los fundadores venden Skype, y ya anteriormente habían vendido su P2P KaZaa. El resto de las acciones (alrededor del 56%) estaba en poder de inversores.