Nortel se declara en quiebra

 

nortel_logo

La compañía que fuera un monstruo de las telecomunicaciones en la década de los 90, con una plantilla de 95,000 trabajadores y $300.000 millones en capital, ha solicitado protección por quiebra y concurso de acreedores.

 

Nortel Networks Corp, solicitó amparo judicial un día antes de cumplirse el plazo para abonar 107 millones de dólares en deudas. La empresa, con sede en Toronto, en proceso de reestructuración desde el 2005, explicó en un comunicado que “la crisis financiera global y la recesión complicaron los desafíos financieros de Nortel e impactaron directamente en su capacidad para completar la transformación”.

Como era de esperar sus acciones se desplomaron en la bolsa de Toronto hasta un 60% antes de la suspensión de la cotización. Su valor en bolsa no llega actualmente siquiera a un dólar cuando en la cima de su éxito alcanzaron $1,100. Su plantilla se ha reducido de 95,000 a poco más de 30,000 trabajadores y sus deudas se elevan a 4,500 millones de dólares.

La compañía pretende con la declaración de bancarrota en Canadá, Estados Unidos y Europa, protegerse ante los acreedores y reflotar la compañía. Tendrá que vender activos masivamente por lo que la que fuera una de los gigantes mundiales de las telecomunicaciones no volverá a ser la misma. El gobierno canadiense ya ha prometido ayudas para intentar reflotar la empresa con una reestructuración total financiera y empresarial.