USA espia llamadas usando aviones

IMG_4751.JPG

En un artículo publicado por el Wall Street Journal se ha dado a conocer un sofisticado programa de vigilancia aérea de las comunicaciones móviles en Estados Unidos realizado por el US Marshals con autorización del Departamento de Justicia. El propósito es localizar la situación de teléfonos móviles relacionados con la comisión de delitos y el procedimiento para conseguirlo es emplear aviones dotados de antenas que replican las señales de las radio bases de telefonía móvil.

Pequeños aviones en al menos cinco grandes áreas de Estados Unidos de América dependientes de importantes aeropuertos desde los que partían participan en el sofisticado sistema de espionaje telefónico por vía aeronáutica identificando la posición que ocupan determinados teléfonos móviles que dan soporte a líneas sometidas a vigilancia por su relación con la comisión de diversos delitos.

El detalle de los vuelos espías no se ha facilitado pero cubrían la mayor parte del territorio continental USA y se producen con regularidad, siendo capaces de reunir información de decenas de miles de líneas de telefonía móvil.

Los teléfonos móviles suelen conectarse a la radio base más cercana pero este sistema había logrado simular las señales que envían las antenas “haciéndose pasar” por una de ellas para así poder acceder a las comunicaciones. A partir de ahí, y tras interceptar la información, redirigían la señal a las antenas reales para que la comunicación se efectuase.

Aunque la finalidad era revelar la localización de terminales relacionados con delitos cuya investigación estuviera en curso, el sistema también accede a los datos del resto de dispositivos móviles cercanos. Una vez identificada la señal referida a la línea de telefonía sobre la que se efectúa el seguimiento se puede determinar la posición del terminal con un margen de error de tres metros, en un sistema muy similar al que el ejército estadounidense emplea en las misiones en el extranjero en las que vigila a sospechosos terroristas.

Según informa The Wall Street Journal, únicamente la información respecto de individuos que estuvieran siendo investigados en una causa judicial era mantenida por los U.S. Marshals, mientras que la del resto de ciudadanos se eliminaba.