La PC cumple 33 años y su evolución no ha parado

Evolución PC

La computadora personal, PC por sus siglas en inglés, está cumpliendo 33 años este mes. Recibió el título de “personal” por ser la sucesora de máquinas gigantescas que ocupaban pisos enteros y eran operadas únicamente por expertos. Aunque en la línea del tiempo no hayan pasado tantos años, la transformación que este tipo de dispositivo ha causado en la vida personal y profesional ha sido gigantesca.

Antes de la llegada de la PC, enviar un documento, que hoy es una tarea considerada simple y rápida de ejecutar con un correo electrónico, podría tomar de horas hasta días. El proceso de creación de un documento involucraba, por lo general, el uso de una máquina de escribir y el método más rápido para enviarlo frecuentemente involucraba el acceso a una línea telefónica y a una máquina de fax; sin embargo no había garantía de una entrega adecuada, pues era posible que al otro extremo llegara un documento ilegible.

“Cuando llegaron al mercado las computadoras eran consideradas ‘cerebros electrónicos’ por la rapidez con que podían ejecutar algunas de las tareas que antes requerían tiempo, esfuerzo y la participación de varias personas, de hecho los primeros procesadores fueron incorporados en calculadoras y no en PCs simplificando los más complejos procesos matemáticos. El primero de estos ‘cerebros’ diseñado para una PC fue el procesador 8088 de Intel. Hoy podríamos considerarlo el bisabuelo de la familia Intel Core”, explica Lorena Sequeira, Especialista de Marketing para el segmento de empresas de Intel para América Latina.

Cabe señalar que, en el inicio de la era de la PC, el poder de procesamiento de las computadoras personales era inferior al de los teléfonos móviles de hoy en día, ni siquiera comparable con un procesador de Cuarta Generación de la familia Intel Core, uno de los procesadores actualmente con mejor desempeño en el mercado.

“Es interesante pensar que una tableta o un Smartphone con procesador Intel cuenta hoy con una potencia de procesamiento centenas de veces mayor que las computadoras más avanzadas disponibles hace treinta años”, explicó Sequeira.

Se ha pasado de los modelos de máquinas gigantescas que ocupaban pisos enteros a equipos más livianos y delgados, tales como la Ultrabook, y que han sido un hito en la evolución de la computación en velocidad y tamaño, sin dejar de lado las 2 en 1 y las tabletas, así como los NUCs de tan solo 10×10 cm que caben a la palma de la mano y que pueden reemplazar a una PC de escritorio tradicional ocupando un espacio mínimo.

Mientras un equipo pesaba más de 20 libras en la década de 1980, hoy están disponibles en el mercado equipos como las 2 en 1 de dos libras y tabletas que pesan cerca de una libra. La velocidad de desempeño en ese entonces se medía en megahertz, el procesador 8088 tenía una velocidad de 2 megahertz, ahora la velocidades de los procesadores se miden en gigahertz (1 gigahert equivale a 1,000 megahertz), por ejemplo, algunos de los procesadores de la familia Intel Core tienen una velocidad de 3,4 gigahertz o más (más de 1,700 veces más rápidos que el procesador 8088).

La computación en el mundo corporativo

“Hace 33 años se iniciaba un cambio inimaginable. Se iniciaba una era donde surgía la oportunidad de optimizar el trabajo del personal de las empresas, reducir la utilización del tiempo en tareas rutinarias, ganar eficiencia y dinamismo en las tareas que requieren análisis e investigación, llegamos a incorporar cada vez más la tecnología en nuestra vida cotidiana. Después de 33 años, nuestro ambiente de trabajo es inimaginable sin las computadoras, ellas que facilitan cada día más nuestro trabajo y están siempre presentes en nuestra vida personal”, complementó Sequeira.

Si hace cerca de tres décadas las computadoras eran un tema novedoso y un dispositivo poco presente en el mundo corporativo, hoy las áreas de TI de las empresas son más y más una parte estratégica de toda la operación.

Por otro lado, las empresas especializadas en producir hardware y software son consideradas personajes muy importantes en el proceso de industrialización de casi todos los sectores de productos y servicios. Estas suelen ser las empresas que invierten más en la modernización de los dispositivos para sus empleados y, además, trabajan en la creación de nuevos equipos, como Intel Labs, cada vez más personales, como los notebooks, las Ultrabooks, los 2 en 1, las tabletas y los smartphones.

La evolución de las PCs

El notebook convirtió la casa, y a casi cualquier otro lugar, en una oficina y aceleró los procesos dentro de las empresas, principalmente para áreas como ventas y consultoría, que dependen del trabajo de campo. Los procesadores siguieron la evolución y se volvieron más y más pequeños, y en cada nueva generación son más potentes.

“La demanda de dispositivos tan poderosos como los notebooks, pero más ligeros y fáciles de llevar de un lado a otro hicieron evolucionar la PC para convertirse en los 2 en 1 (o híbridos) para quienes generar contenidos, o los teléfonos inteligentes e incluso las tabletas para consumirlo. Hoy en día, es difícil encontrar algún profesional que no tenga al menos un dispositivo permanentemente conectado” añadió Lorena Sequeira.