Galaxy Nexus y Android 4.0

 

Google presento esta semana su nuevo sistema operativo para móviles y tablets, Android 4.0 Ice Cream Sándwich. Una gran novedad y es que desde que encendemos el telefono, podemos comenzar sorprendiéndonos con un estilo mucho más futurista, utilizando la tipografía ‘Roboto’ y con la desaparición de los botones físicos, sustituyéndolos por tres botones digitales que aparecen en la parte inferior de la pantalla únicamente cuando es necesario para cada aplicación, lo que permite aprovechar al máximo el tamaño de la pantalla.

 

Dado que Android 4.0 está diseñado tanto para dispositivos de pantalla pequeña y de pantalla grande -móviles y tablets, respectivamente–, la distribución de estos botones pueden variar su ubicación.

 

Las notificaciones, por ejemplo, se muestran en la barra superior en pantallas pequeñas -como venía siendo hasta ahora en Android para móviles- o en la barra inferior junto a los botones de navegación, como en los tablets.

 

Esto supone una pequeña inconsistencia entre dispositivos, aún utilizando la misma versión del sistema operativo.

 

Principales novedades:

 

Notificaciones. Precisamente las notificaciones -uno de los aspectos que mejor resuelve Android desde el principio de los tiempos- reciben mejoras. Ahora es posible descartar las que no son importantes y también desplegar la barra de notificaciones con el teléfono bloqueado, así como acceder directamente a controles en la reproducción de música.

 

Reconocimiento facial. Como medida de protección se puede utilizar el reconocimiento facial para desbloquear el teléfono: el dispositivo se sirve de la cámara frontal para verificar que quien lo intenta desbloquear es el usuario legítimo.

 

Organización de las aplicaciones. Se pueden agrupar por carpetas -como en iOS- y también las favoritas o más utilizadas se pueden colocar en un ‘lanzador rápido’ para un acceso inmediato, algo parecido al Launchpad de Mac OS o al menú Inicio de Windows.

 

Widgets más versátiles, además pueden cambiarse de tamaño. Esta mejora es esencial en tablets donde el pequeño tamaño de los widgets -esas pequeñas aplicaciones que corren directamente en el escritorio, sin ‘tener que abrirlas’- dejaban mucha pantalla sin aprovechar.

 

Entrada de texto y la accesibilidad. La entrada de texto debería ser más rápida y exacta. La ‘inteligencia’ de la escritura mejora con nuevo software de predicción y el diccionario, amén del corrector ortográfico. Un aspecto muy de agradecer es que se pueden añadir o eliminar palabras del diccionario sobre la marcha. Copiar y pegar contenido también parece resultar más cómodo de utilizar. Permite por ejemplo, mover bloques de texto completos.

 

Reconocimiento y dictado de voz. Como venía siendo habitual en las últimas versiones de Android, la entrada de texto también se puede realizar por dictado de voz que se convierte a texto sobre la marcha, función que también evoluciona con la nueva versión.

 

Google Apps las aplicaciones de Google incluyendo el Navegador web -que entre otras cosas mejora su rendimiento notablemente respecto a versiones anteriores-, Gmail, Fotos y Calendario también se actualizan. Se añade además una nueva aplicación que permite controlar el consumo en el tráfico de la conexión de datos y otra de corte social que vincula los contactos con su presencia on-line: actualizaciones en redes sociales, fotos, páginas web y vídeos de YouTube, etc.

 

Android Beam soporta las tecnologías WiFi Direct y NFC (ambas para conexión inalámbrica directa entre dispositivos cercanos) para intercambiar datos y contenidos entre teléfonos de forma fácil y directa.

 

Cámara de fotos. Ahora incorpora función de estabilización de imágenes -al menos en el teléfono utilizado en la demostración- modos panorámico y time-lapse (produce un vídeo como resultado de una secuencia de imágenes tomadas cada cierto tiempo), así como poder aplicar efectos en tiempo real y filtros.